¿Cómo elegir el colchón más adecuado para ti?

Esta es una de la principales dudas que se plantean cuando queremos comprar un colchón nuevo. En primer lugar, queremos un colchón que nos garantice un buen descanso y mejor salud. Buscamos el colchón perfecto para nuestro tipo de cuerpo, según peso, altura, género o constitución.

Ante ello, y según opiniones de expertos, queremos aclarar que no existe un tipo de colchón indicado para diferentes tipos de personas. A la hora de elegir colchón solo tú podrás saber cuál es el adecuado. No hay teorías científicas ni médicas, contrastadas y cien por cien fiables sobre ello.

Se trata de que sepas cuál es la opción que más te gusta, si prefieres un colchón de mayor o menor firmeza o si lo que buscas es dormir sobre un colchón que se adapte a ti y tenga menor firmeza.

Sin embargo hay algo de lo que sí podemos hablarte y que es importante para que tu descanso sea pleno y reparador.

Las mejores posturas para dormir y despertar con el cuerpo descansado.

Según expertos en fisionomía humana, las mejores posturas para dormir son de lado y boca arriba. Poco recomendable es la posición en que dormimos boca abajo. Si te gusta dormir de lado, es importante que el brazo sobre el que recae el cuerpo quede apoyado en el colchón, algunas personas duermen de lado y dejan el brazo colgando. De esta forma la circulación se ve impedida y produce que la extremidad se queda dormida.

En la postura boca arriba, también es importante que los brazos apoyen sobre el propio colchón o sobre el cuerpo. En este caso, es frecuente que apoyemos las manos sobre la frente, impidiendo así el flujo sanguíneo.

Dormir boca abajo es la posición menos recomendable, se trata de una postura que obliga a torcer nuestro cuello de un modo poco natural, por otro lado, los pies quedan en una posición que tampoco es adecuada.

Colchón de muelles ensacados, visco y colchón de látex: diferencias

  • Colchón de viscoelástico: llamado así porque se compone de un núcleo de visco con mayor o menor densidad. Este núcleo lleva una espumación de alta resilencia. Los colchones de visco se caracterizan, principalmente por su efecto memoria. Retienen la postura adaptada por la presión del cuerpo sobre ellos y se adaptan mejor a la forma de la persona. Esto mismo, hace que nos movamos menos durante la noche, ya que su efecto memoria beneficia a la buena circulación sanguínea durante el sueño. Cuanto mayor sea la densidad mejor será el efecto viscoelástico.
  • Colchón de muelles ensacados: se trata de una versión mejorada del muelle tradicional. Estos colchones cuentan un un sistema de ventilación que aumenta el frescor debajo del colchón gracias a que su núcleo es transitable y hueco. Por otro lado, se compone de lechos independientes por lo que, si dormimos en pareja, notaremos menos sus movimiento y viceversa. Una de las opciones más exitosas y demandadas es el colchón con núcleo de muelles ensacados y capa superior de visco, ya que combina las ventajas de ambos sistemas.
  • Colchón de látex: un tecnología muy en auge algunos años atrás. El látex ofrece máximo confort y adaptabilidad. Es la opción más recomendable para personas que tienen problemas de movilidad. Como posible desventaja podemos decir que, con el paso del tiempo, el núcleo cristaliza y se endurece.

Estas son las principales diferencia entre los sistemas de descanso más populares en el mercado, la elección del colchón perfecto para ti, es una cuestión muy personal y solo tú podrás saberlo.

Y ahora que ya sabes un poco más sobre descanso y colchones ¿Con cuál te quedarías?

Te esperamos a nuestro regreso, mientras tanto, no dejes de seguir nuestros últimos posts en Facebook e Instagram.